domingo, 24 de mayo de 2009

Ser Bueno. (La odisea del corazón puro)

Mientras el deterioro mental sigue, convirtiendo a personas susceptibles a las corrupciones, daños, y maldad sin consciencia, uno tiende a preguntarse, en dónde ha quedado la gente realmente buena de corazón, dónde está; y si está de alguna manera escondida, qué clase de señalamiento hacer para que se demuestren puro, si es que no al público al menos con uno.


Qué es entonces un corazón bueno y puro?
-A diferencia de los conceptos que uno siempre vio en la televisión de compasión superficial, o actos nada más sencillos como donaciones, etc.; un corazón bueno y puro se basa en el amor, en el aprecio y cariño que sienten los suyos por esa persona, y lo más importante, que éste sea capaz de recibir el amor, para poderlo retransmitir de nuevo.


Cómo sé quien lo tiene?
-Es muy difícil saber en estos tiempos quien realmente tiene buenas tenciones, ya que siempre llegan problemas y nadie es perfecto, pero uno puede darse cuenta por la empatía y comprensión, la paciencia, el esfuerzo para hacer que uno cambie de ánimo, las motivaciones, sus valores, las metas para la vida, los sueños y su trato para con la familia. En veces con un poco de observación se sabe quién sería un buen compañero a base de este comportamiento.



Se deteriora con el tiempo el 'ser bueno'?
-El que es bueno la mayoría de las veces por encajar en sociedad se cubre de muchas maneras, y en el peor de los casos olvida que se ha cubierto tanto que decide dejarse así, las coberturas de indiferencia, falta de empatía y egoísmo suelen ser normales, pero para quien dispone de buena consciencia, casi siempre tiene en mente que hay que descubrirse de vez en cuando.



Una de las metas del ser humano es tener una convivencia feliz, y siempre éste está buscando personas que suavicen el corazón, que hagan sentir seguridad, armonía. No es fácil excavar extrañas para encontrar diamante, pero cuando se encuentra roca con potencial, hay que pulirla.







andy ♡

1 comentario:

Huecaa dijo...

Siempre quise ser buena. De chica me hacían sentir mala. Y me hicieron cada vez más mala, rebelde, distinta a lo que querían. En el fondo admiraba a una amiga mía que era callada, obediente, todos decían lo buena que era. Yo intentaba ser callada pero era gritona, intentaba obedecer pero me sentía forzada. Ahora sigo intentando ser buena, muy buena. No me sale todo el tiempo.
Un beso :)
Huecaa♥